Silencio digital

Siempre he creído que si uno no tiene algo bueno para decir, es mejor no decir nada. Tal vez por eso mi silencio tan prolongado. Ha sido un silencio digital total. He procurado no intervenir en ningún tipo de discusión o controversia en internet durante los últimos dos años. No he vuelto a intervenir en Twitter, ni en ninguna red social. No he entrado en controversia: ni en público, ni en privado. Ni siquiera a través del pensamiento.

Creo —y espero no equivocarme—, que por fin he dejado a un lado mi dependencia digital. Mi dependencia a estar informado de banalidades, de trivialidades sin fundamento.

He vuelto a leer medios de calidad, sobre temas que me importan. La sensación ha sido más que confortable. El largo viaje ha valido la pena.

Costó. Costó mucho dejar la dependencia a leer tantas cosas con tan poco fondo. En definitiva los diseñadores de experiencia de esas plataformas hacen un gran trabajo; pero es posible romper ese círculo vicioso.

Ahora espero retomar este espacio más a menudo y poder aportar algo de fondo a este basto universo como lo es la world wide web.

Y tú, ¿Ya te desintoxicaste?

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s