Después del accidente

Me prometí que escribiría más seguido; pero me demoré un poco en volver a escribir. Lo curioso es que la razón de no hacerlo contradice, directamente, mi publicación anterior. Hablé maravillas de mi ciudad. Más elogios, ¡Imposible! Pero todo eso se vino a bajo hace un par de meses cuando un conductor ebrio me estrelló.Sigue leyendo “Después del accidente”

El valor de hacer

A principios de este año me mudé a mi actual residencia. Un departamento que, como todo departamento nuevo, es lo más impersonal que puede haber. Por toda la situación del COVID decidí dilatar la personalización de este: el famoso interiorismo. Algunas personas contratan diseñadores que les apoyen, al ser esa mi pasión, no iba aSigue leyendo “El valor de hacer”